Orgullo y decepción en las luchas

Foto de Ruben Ocasio


En este proceso huelgario he vivido momentos de un gran orgullo y algunos, los menos de alguna decepción. Orgullo de ver a jóvenes estudiantes con una madurez que ya muchos adultos quisieran haber desarrollado no digo yo a sus 20 años…a sus 40 o 50. Realmente esta huelga ha sido conducida magistralmente por el estudiantado universitario, muchos de ellos estudiantes subgraduados que aún no han completado su programa de estudios pero que ya evidencian, no solo una clara comprensión de lo que es necesario para el país sino el convencimiento de que sin lucha, no se logrará un mejor porvenir para esta tierra. He sentido orgullo además, de reencontrar amigos, compañeros de luchas pasadas que son tambien luchas presentes. Compañeros que a pesar de los años seguimos manteniendo el mismo espíritu de los 20 aunque entendiendo que nuestro papel ha cambiado. Disfrutamos la astucia y creatividad estudiantil, los aciertos de sus estrategias y el saber que son resultado de luchas de otros tiempos, entre ellas las nuestras, de hace varias décadas. Luchamos con otros métodos y con resultados diversos pero con el mismo norte que es el bienestar de Puerto Rico y la defensa de una educación de calidad y accesible para todos y todas los hijas de esta tierra.

Dr. Roberto Aponte Toro

“Lo bueno de esta lucha es que ha sido larga” una vez le escuche decir esto al patriota y ciudadano mayor, Juan Mari Bras refiriéndose a un viejo luchador que con el pasar del tiempo habia abdicado de las posturas libertarias y habia asumido los “ideales” del colonialismo. Son los Garriga Picó de la vida a los que hoy tristememte se le une el Dr. Roberto Aponte Toro, Decano de la Escuela de Derecho de la UPR (en la foto) quien ha dado un espectáculo patético con una conducta totalmente ajena a la postura que una vez defendió como estudiante, maestro, docente universitario y candidato electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Afortunadamente son los menos, el balance de las luchas pasadas es positivo, lo fue antes y lo será ahora. Para la vida de este pueblo el resultado de esta lucha, independientemente de cual sea, ya cuenta victorias y establece un cambio radical en la naturaleza de las luchas estudiantiles. La sociedad civil tiene mucho que aprender de esta experiencia y no tengo duda de que la generosidad estudiantil trascenderá este momento para compartir esas experiencias con organizaciones comunitarias que, a su vez las enriquecerán y adaptarán a sus circunstancias. Asi crecen los pueblos.

Foto de Rubén Ocasio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Academia, Blogs, cambio social, educacion superior, Puerto Rico, reflexiones, Universidad de Puerto Rico, UPR. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s